Carlos Kasuga, el CNAJ agradece.

Carlos Kasuga, el CNAJ agradece.

El Club de Negocios Argentino Japonés agradece su presencia en la conferencia “Productividad y calidad al estilo japonés aplicables a las empresas argentinas” del destacado empresario mejicano nikkei Carlos Kasuga Osaka.


La disertación organizada por el Club de Negocios Argentino Japonés junto con Centro Nikkei Argentino y Red de Emprendedores Nikkei, se realizó el pasado 15 de octubre en el auditorio de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires.
Con el sello de un gran carisma personal, el destacado empresario compartió numerosos y profundos conceptos, pensamientos, vivencias personales y profesionales que dieron marco a esta inolvidable conferencia que culminó con el auditorio de 250 personas aplaudiendo de pie.
Como siempre lo esperamos en el CNAJ, espacio formado por profesionales, comerciantes, estudiantes e inversores que comparten sus inquietudes por emprender y hacer realidad proyectos de negocios de pequeña y gran escala.
Atentamente
CNAJ

 

( *)En breve se pondrá a disposición la grabación de toda la conferencia. Como adelanto, transcribimos algunos momentos de la disertación y compartimos algunas imágenes.

 

“Soy hijo de inmigrantes japoneses que en los años treinta tuvieron la gran visión de escoger esta tierra. Soy de fabricación japonesa, pero orgullosamente hecho en México” “Esto me dió la gran oportunidad de vivir en un hogar japonés, con idioma, costumbres y tradiciones japonesas y desarrollarme en el medio nacional mexicano”.
Carlos Kasuga sostiene que para tener una empresa de calidad, una familia de calidad, una institución de calidad, primero la persona tiene que comprometerse con uno mismo y con su gente y así ir formando “hombres de calidad”. Por ello sugiere seguir cuatro pasos: el “bien ser”, el “bien hacer”, el “bien estar” y el “bien tener”.

 

Bien Ser: “Debemos ser puntuales, ser honestos, ser trabajadores, ser disciplinados, ser cariñosos… El principio fundamental es el respeto. Si no es tuyo debe ser de alguien… por ejemplo: si este anillo te lo encontraste y no es tuyo debe ser de alguien, entonces devuélvelo ! … si te encuentras una billetera y no es tuyo debe ser de alguien… si te encuentras en una fiesta a una señora y no es tuya, debe ser de alguien…”

 

Bien hacer: “Todo lo que hagas, hazlo bien… si te vas a levantar hazlo bien, si te vas a vestir hazlo bien, si te vas a despedir de tu familia hazlo como si fuera el último saludo… es hacer las cosas bien”. Las personas que dan más de lo que reciben, a su familia, a sus hijos, a sus trabajadores, a sus empleados, a su sociedad, van a llegar al tercer paso: el bien estar”.

 

Bien estar: “Este paso es sinónimo de felicidad, porque diste lo mejor de tí a toda la gente con la que tuviste la fortuna de tratar en el día de hoy”.
Siguiendo los tres pasos: bien ser, bien hacer y bien estar… tarde o temprano nos llevarán al “bien tener”.

 

Bien tener: “Recuerden: no busquen tener el bien tener rápido y fácil sin hacerlo bien y mucho menos sin sentirlo bien. El bien tener es el resultado de desarrollar los tres pasos anteriores: el bien ser, bien hacer y bien estar”.

 

Japón y Latinoamérica 
“Como en la religión, Japón y los países latinoamericanos somos diferentes… mientras que en Japón los fieles van a los templos a ofrecer, en este lado del mundo los peregrinos van a pedir y esperar. Y esto se repite a nivel empresarial: los sindicatos latinoamericanos presentan pliegos de peticiones (mayores sueldos, más vacaciones, más aguinaldo, etc.), mientras que los sindicatos nipones presentan pliego de ofrecimientos (ofrecemos bajar el nivel de error, ofrecemos mayor producción en menor tiempo, etc. …objetivos que cumplidos, terminan en premiar a los trabajadores con beneficios en sueldos, vacaciones y aguinaldos, entre otros)… que pequeña, pero gran diferencia !”.
El triunfador en esta vida, tarde o temprano siempre será el que da y no, el que pide.
Por eso podemos decir: el que cumple sus obligaciones y da más de lo que puede, convierte su mundo en un paraíso; el que sólo pide y sólo exige, convierte su mundo en un infierno. Y Siempre hay que tener en cuenta de hacer las cosas con el “kimochi”, o sea con el sentimiento, con el corazón”.

 


Comments are closed.

  • Suscríbase a nuestro Newsletter!

    Introduzca su email:

    Delivered by FeedBurner

  • Videos Inspiradores

  • Síguenos en...